La mala mujer, Marc Pastor, Alianza


Colección Libros Singulares (LS)

I.S.B.N. 978-84-9181-896-0

Publicación 25/06/2020

Clasificación IBIC FF

Formato Papel

Páginas 284



Sinopsis:

Nos encontramos en la Barcelona de principios del siglo XX, en el barrio del Raval, donde la alta burguesía que accede al teatro del Liceo se codea con las clases bajas que se hacinan en calles estrechas y oscuras donde prospera la prostitución y el hampa. Los hijos de algunas prostitutas comienzan a desaparecer y cunde la sospecha de que un asesino campa a sus anchas por las zonas más turbias de la ciudad. En ese momento entran en acción dos detectives, Moisés Corvo y Juan Malsano, que no dudan en usar todos los recursos a su alcance para descubrir qué hay detrás de las misteriosas desapariciones. Cuando comienzan a acercarse a personas influyentes, Corvo y Malsano reciben la orden de detener la investigación. Demasiado tarde, los crímenes que han descubierto superan cualquier cosa que hubieran podido imaginar. La mala mujer, inspirada en una historia real, narra unos hechos que tuvieron lugar en Barcelona a principios del siglo XX. Enriqueta Martí i Ripollés, la «mala mujer» del título, vivió en el barrio del Raval, donde asesinó a docenas de niños pobres entre 1909 y 1913. Conocida como «la vampira de Barcelona», Enriqueta ejercía la prostitución y la extorsión y se las daba de curandera. Por el día mendigaba disfrazada de vagabunda junto a los niños que secuestraba y luego asesinaba... Y por la noche acudía ataviada como una gran señora a los espacios frecuentados por la alta burguesía catalana, especialmente el Teatro del Liceu, para ejercer las labores de proxeneta infantil

(Alianza)

 

 

 

«Ahora soy una voz en tu cabeza. O la plegaria de alguien a quien amas al borde la cama, o un compañero de estudios que no sabe leer en silencio, o un recuerdo desenterrado por un olor. Soy hombre, soy mujer, soy viento y papel; un viajante, un cazador y una niñera (el rey de la ironía); quien te sirve la comida y quien te da placer, quien te apalea y quien te escucha; la bebida que quema la garganta, la lluvia que te cala los huesos, el reflejo de la noche en una ventana y el llanto de un recién nacido antes de ser amamantado».

De esta manera tan magistral comienza Marc Pastor La mala mujer, una novela basada en un personaje real que convirtió a Barcelona en un escenario de terror durante algún tiempo.

 

El estilo.

Marc Pastor despliega en La mala mujer una manera de contar muy diferente. El narrador, en tercera persona del pasado omnisciente, no es solo un testigo que se limita a describir lo que pasa, sino que se convierte en una sombra que aparece para cambiar el rumbo de los acontecimientos; una voz que alerta y tranquiliza; que amenaza y salva. Una voz que despliega un manejo de la lengua y del tempo impresionantes, con un talento innato para llevar adelante el ritmo de una novela que podría haber sido una de tantas y se convierte, por méritos propios, en LA NOVELA que desvela las andanzas de Enriqueta Martí.

 

Los pesonajes.

A veces, cuando una novela tiene tanto cuidado con el lenguaje, descuida la parte, descuida la parte de creación y tratamiento de los personajes, pero en este caso, Marc Pastor crea unos personajes rotundos con claroscuros, por supuesto, pero llenos de humanidad (en el sentido más amplio de la palabra). No siempre «humanidad» es sinónimo de bondad. Quizá sería más correcto decir que esta palabra es sinónimo de muchas cosas, muchas de ellas no demasiado buenas.

 

Moisés Corvo. Un inspector de policía que intenta huir de una vida que no le gusta, de un matrimonio que se perpetúa por costumbre y de un mundo que dictamina que si no eres de una buena familia la vida no es un derecho, sino un regalo que te hace la alta burguesía.

 

Juan Malsano. Inspector y compañero de Moisés Corvo. Magistralmente tratado como mano derecha de Corvo. El compañero inseparable y leal que no quiere problemas, pero acompaña a Corvo en el descenso a los infiernos aún sin creer que el infierno exista.

 

Enriqueta Martí. Durante los primeros años del siglo XX esta mujer se convirtió en la pesadilla de la Barcelona de los bajos fondos al principio, de la Barcelona de la clase media y «la calle es nuestra y somos intocables». Pero el mal, cuando se desboca, no sabe de clases sociales. La vampira del Raval, mantuvo en jaque a la ciudad catalana durante mucho tiempo. Marc Pastor consigue una instantánea perfecta de aquella Barcelona, oscura y terrorífica.

 

Bocanegra. Un paria que busca, si no amor, sí protección, comida, un techo y, sobre todo, no ser una víctima. Un tipo capaz de lo peor para que no le pase nada a él. 

 

Millán Astray. Un grano en el culo para Corvo y Malsano como luego lo sería para España. Un jefe de policía corrupto que solo busca el favor y la gracia de aquellos que poseen el poder en la ciudad condal.

 

Barcelona. Si hay algo que hace única a esta ciudad es que se convierte en protagonista necesaria en cualquier novela que aparece. Algo que no pasa con ninguna otra ciudad por mucho que se trate de manera exquisita. Barcelona es la ciudad literaria por excelencia. Desde que Rosa Chacel o, el recientemente fallecido, Juan Marsé, pisaran sus calles para luego dibujarlas con las palabras precisas, con las luces reales, con personajes de siempre… Marc Pastor no es que integre Barcelona en su novela, es que esta se convierte en uno más, tal vez el más importante, quizá la auténtica vampira.

 

¿Quieres comenzar a leer la novela?

Volvemos a la carga

Si las cosas siguen su rumbo normal, el 11 de Mayo la provincia de Cádiz entrará en la fase 1 de la desescalada. ¿Qué significa esto?

Pues que volvemos a abrir las puertas de la Ratonera.

Para ello, hemos decidido tomar una serie de medidas para tratar de facilitar el acceso a la librería a todo el mundo de la forma más adecuada posible.

Lo primero de todo, hemos decidido que mientras sea necesario y lo marquen las fases de desescalada, vamos a restringir el aforo de la librería. El aforo que vamos a permitir es de 3 personas como máximo. Para ello hemos delimitado el espacio en secciones de 2 metros de largo. Igualmente, sólo podrá subir una persona por vez a la parte alta.

En cuanto a los horarios, por las mañanas seguiremos en nuestro horario habitual de 10:00 a 14:00. Pero durante la primera hora de la mañana, de 10:00 a 11:00, se atenderá preferentemente a las personas mayores. Por la tarde, el horario se reduce inicialmente de 18:00 a 20:00. Y, en principio, los sábados sólo atenderemos con cita previa.

Otras medidas que hemos decidido tomar es el uso de un spray desinfectante en el felpudo de la entrada y un gel hidroalcohólico en el mostrador de entrada, de forma que será imprescindible el uso de ambos para el acceso a la librería.

Igualmente, limpiaremos los espacios 2 veces al día con el uso de los productos higiénicos oportunos.

Estas medidas son provisionales, sujetas a los cambios que se estimen oportunos, tanto por la administración como por nuestra parte.


Nos vemos en La Ratonera.